Este site usa cookies de análise para coletar dados agregados e cookies de terceiros para melhorar a experiência do usuário.
Leia a Política de privacidade completa .
EU ACEITO

Logo UISG Piazza di Ponte Sant'Angelo, 28 | 00186 Roma, Italia | Tel: 0039 06 68 400 20 | Mob: +39 3441734506 | coordinator@talithakum.info

| | | |

NOTÍCIAS

DE VOLTA

8 Outubro 2021

La historia de Lakshmi

Soy Lakshmi y tengo 15 años. Vivía en el distrito de Wayanad, en la India, cuando una persona del pueblo vecino me contactó para realizar trabajos domésticos, en realidad fui víctima de la trata de personas con fines de explotación sexual. Esto me afectó profundamente, física y mentalmente. Me comportaba de forma anormal.

Cada dos semanas me llevaban a trabajar en un lugar diferente, y al cabo de un tiempo me encontraron en un pueblo cercano a mi casa en una situación deplorable. Un día las hermanas de Talitha Kum visitaron mi casa y me encontraron en la misma condición: llevaba siempre las manos sobre mi pecho, no podía hablar, comer, y estaba muy triste porque mis hermanos me golpeaban.

Al día siguiente, las hermanas volvieron y se las arreglaron para bañarme; mis manos permanecían siempre ahí, sobre mi pecho. Me llevaron a un psiquiatra y me curaron. Inicié a tomar mis medicamentos con regularidad con la ayuda de mis vecinos, y desde entonces ha habido un cambio maravilloso. Ahora estoy mejor y en casa, aunque no puedo tomar todos mis medicamentos debido a las restricciones del Covid, estoy siendo acompañada por hermanas que quieren lo mejor para mí.

A REDE
NO MUNDO

As redes de Talitha Kum encontram-se en todos os continentes e coordenam os esforços contra o tráfico de pessoas de 50 redes intercongregacionais organizadas em nível nacional-local; e 10 redes de coordenação conjuntamente diferentes países articuladas em nível regional.

* Dados do Censo de Talitha Kum 2021

SUBSCREVER PARA
NOSSA NEWSLETTER

PRIVACY

Idioma em que você deseja receber na newsletter

“Quando as teias da aranha se juntam,
elas podem amarrar um leão”

(provérbio Etíope)